No es baladí volver a repetir algunas de las afirmaciones señaladas en otros posts anteriores y afirmar que la extensa pugna por la hegemonía oceánica entre España, Francia e Inglaterra hunde sus raíces en los siglos XVI y XVII, aunque el advenimiento de los Borbones y el Tratado de Utrecht (1713) marcarán un nuevo escenario político y estratégico.

 

La Guerra de Sucesión Española bien podría haberse llamado de liquidación del dominio hispánico en Europa, al finiquitar la presencia en la península itálica y los Países Bajos. Las medidas correctoras que alteraron este desajuste se cimentaron en el Tratado de Utrecht y éstas se cifraron en la cesión a Gran Bretaña de Gibraltar y Menorca y la concesión del asiento de negros en las colonias ultramarinas. La ruptura del monopolio comercial ultramarino era una de las amenazas más temidas por los estrategas hispanos.

La próxima semana, los días 23 y 24 de Mayo, se celebrará el Madrid LNG & SHIPPING Forum en la Real Fábrica de Tapices de Madrid, donde delegados de las empresas más importantes a nivel internacional de la cadena de valor del GNL marítimo,  se reunirán para compartir sus inquietudes y soluciones a los temas más trascendentes del momento. ¿Es realmente el GNL como combustible una solutión real para el futuro transporte marítimo?, ¿Qué dificultades existen en su implementación como combustible para el cumplimiento de la regulación venidera?, ¿Qué soluciones se están desarrollando?, situación actual del bunkering,...todo esto y mucho más en www.madridlng.com/program

Otras noticias

 

 

El 14 de mayo de 1747 y dentro de la Guerra de Sucesión Austriaca tiene lugar la batalla de Finisterre, donde la flota de De la Jonquière (4 navíos, 3 fragatas y 30 mercantes) fue clamorosamente derrotada por la de Anson y Warren que comandaban una de 14 navíos, 2 fragatas y un burlote. Los franceses lograron salvar la fragata Eumeraude de 40 cañones y 27 mercantes y aunque la presa inglesa superó más de 300.000 libras su triunfo incuestionable no fue del todo completo.

Menos de tres meses después el mariscal de Saxe consigue en territorio holandés tres victorias en Rocoux, Lauffeld (Maastricht) y Berger op Zoom, lo que llevó a que Francia e Inglaterra optaran por firmar la paz de Aix-la-Chapepelle (Aquisgrán) el 18 de octubre del 1748.

Fue entonces cuando Ensenada se percató ¡por fin! de que España había sido desplazada del escenario político y de que había llegado el momento de conseguir una marina competente. Para ello pone en marcha su plan de espionaje, largamente pensado. Ensenada tenía razón, y un orgulloso Marqués afirmaría al caer en desgracia, que nuestra marina se hallaba en este tiempo en el mismo estado que la Francia...

La popularidad de los cruceros por el Artico aumenta y gracias a la tecnología suministrada por Wärtsilä serán viables en todas las estaciones del año. Seguir leyendo...

 

Si quieres conocer este y otros temas candentes del sector del GNL marítimo, no dejes de asistir al Madrid LNG & SHIPPING forum que se celebrará los días 23 y 24 de mayo en la Real Fábrica de Tapices de Madrid 

Durante el siglo XVIII la diplomacia y la guerra deberían haber sido las “joyas de la corona” de la política exterior de España del Primer Secretario de Estado Carvajal; sin embargo, Ensenada entendía que sus competencias, definidas en la R.O. de 2 del abril de 1717, le mandaban ocuparse en todo lo que mira a Marina y construcción de bajeles y especificaba entre otras cosas todo lo que tocare a artillería, municiones, pertrechos y fábricas, y estableció un Plan de espionaje paralelo al oficial de la Primera Secretaría de Estado, aunque a veces utilizaba sus mismas vías y agentes.

 

Ensenada pudo dedicar a estos fines recursos financieros ilimitados y hombres de gran valía para la obtención de información sobre enemigos mediante una compleja red de correos, que los enlazaban entre ellos y con los de los embajadores. Estos eran útiles ya que conocían mejor, al menos en teoría, la realidad del país y contaban con los mejores y más rápidos accesos a las élites del poder al que espiaban...

Páginas