José María Sánchez Carrión

Dr. Ingeniero Naval

Socio de Honor de la Asociación de Ingenieros Navales

Académico de número de la Real Academia de la Mar

Presidente de la Fundación ingeniero Jorge Juan

 

24 Octubre 2018 - Post nº 14

 

Post preparado por el Dr. Larrie D. Ferreiro, con el que se inicia una serie de colaboraciones de terceras personas que amablemente han aceptado mi ofrecimiento de participar.

 

El autor del presente es  Larrie D. Ferreiro, nacido en Long Island , Nueva York , Estados Unidos . Es doctor por Imperial College London en 2004. Hizo su M.Sc. y BSE en Arquitectura Naval . Actualmente es profesor de Administración de Ingeniería de Sistemas, Universidad de Adquisiciones de Defensa, Fort Belvoir VA, profesor Adjunto de Historia, George Mason University, Fairfax VA y profesor Adjunto de Ingeniería de Sistemas, Universidad George Mason, Fairfax VA,.

 

Autor, entre otros, de los siguientes libros: Measure of the Earth: The Enlightenment Expedition That Reshaped Our World New York, NY : Basic Books, 2011, ISBN 9780465063819 OCLC 863172045, Brothers at Arms: American Independence and the Men of France and Spain Who Saved It ISBN 9781101875247 OCLC 964397170 (fue finalisa del Premio Pulitzer en Historia ; Ships and Science: The Birth of Naval Architecture in the Scientific Revolution, 1600-1800 MIT Press 2006. ISBN 9780262311472 OCLC 743198863 y Bridging the Seas: The Rise of Naval Architecture in the Industrial Age, 1800-2000

 

JORGE JUAN AND SHIPBUILDING IN PERÚ

 

When Jorge Juan y Santicilia was selected in 1735 to participate in the Geodesic Mission to the Equator, he expected that he would be exclusively working in the Andes Mountains, surveying the land and observing the stars in order to determine the true figure of the Earth.  As José María Sanchez Carrión will be describing in this website, he and his fellow guardiamarina Antonio de Ulloa sailed from Spain, met the French members of the expedition in Cartagena de Indias, and by June 1736 were in Quito to begin the arduous tasks of measurements. 

 

The work of the expedition was interrupted by the outbreak in 1739 of La Guerra del Asiento (War of Jenkin’s Ear), in which the British navy launched several attacks on the Spanish Viceroyalty of Peru, on both the Caribbean and Pacific coasts.  Although Jorge Juan and Ulloa were assigned to assist the French scientists, they were also officers of the Real Armada and were required to come to the defense of their realm.  When the Peruvian Viceroy José Antonio de Mendoza, Marqués de Villagarcía called on Jorge Juan and Ulloa in September 1740 to come to the capital of Lima “[con] brevedad [que] no admitía dilación”, they made the 2,000-kilometer journey over difficult roads in just two months.  Villagarcía knew that these two guardiamarinas were trained not only in navigation, tactics and seamanship, but also in civil and naval engineering. He gave Jorge Juan the responsibility of constructing two light war galleys, while he tasked Ulloa with drafting plans of the port of Callao, rebuilding its fortifications and repairing cannon.  After nine months away, they returned to Quito in late 1741 to continue their astronomy [1]

 

 

Just weeks after their return to Quito, Jorge Juan and Ulloa received another missive from Villagarcía to return to Lima “con toda celeridad”.  The British Commodore George Anson had just entered the Pacific and attacked the town of Paita, and now the whole viceroyalty was in a state of panic.  Once more Jorge Juan and Ulloa made the difficult journey to Lima, arriving in February 1742.  There they learned that the entire Peruvian navy was in the Pacific hunting Anson, leaving the coastline vulnerable to further attacks.  However, in Callao were two large merchant vessels, Nuestra Señora de Belén and Rosa del Comercio.  It was not unusual in that era to convert merchant sailing ships into men-of-war and vice-versa, since the two were often similar in design and construction, and so the two lieutenants were now instructed to repair the ships, rearm them as frigates, and take command of them to safeguard the Peruvian coast [2] [3]

 

During the year 1742, the Spanish officers brought the two merchantmen into military service, arming each of them with 30 cannon and readying the 650 men who would sail and fight aboard each one.  By the end of the year they received word that a Spanish warship under Admiral José Alfonso Pizarro had rounded Cape Horn to reinforce them.  Villagarcía’s plan called for Jorge Juan, commanding the Belén, and Ulloa, commanding the Rosa, to join forces with Pizarro, forming a three-ship squadron to patrol the Southern Pacific. 

 

In February 1743 Jorge Juan, Ulla and Pizarro formed a squadron off Valparaiso and patrolled the southern Pacific for four months without sighting Anson, who had actually crossed the Pacific to attack the Philippines. In April, Ulloa ran into a terrific storm that almost submerged Rosa, forcing him into Concepción for repairs. By July of 1743, the squadron was back in Callao, providing the Viceroy and the residents of Lima with a sense of security against any further British threat, and by the end of the year it was apparent that the British were gone for good from the Pacific.     

 

In January 1744 the two officers returned to their astronomical duties in Quito, which they completed by late May.  With their measurements complete, Jorge Juan and Ulloa began the voyage back to Lima in order to take their ships home to Spain.   In late June, as Ulloa stated many years later in his published report Relación histórica, “nos pusimos en camino para volver a Lima, lo cual practiqué yo con alguna más anticipación porque nuevos encargos del virrey detuvieron en Guayaquil a don Jorge Juan algunos días” [4].   That published report did not specifiy the “nuevos encargos”, but their Noticias secretas de América, written at the same time as the Relación histórica, explained that Villagarcia had been concerned with the performance of the armed merchant ships during the campaign against Anson:

"Sin embargo, estos esfuerzos y disposiciones nunca bastan á proporcionar las fuerzas necesarias para poner aquellas costas á cubierto de los insultos de los enemigos; porque quedando ceñidas á treinta cañones, y no más la de cada navío que se arma, aunque en el número excedan, sería bastante una sola escuadra de tres navíos regulares de sesenta cañones para deshacer todos los del Mar del Sur, y ser dueños de aquellas costas y mares, como hicimos presente al mismo Virrey, Marques de Villa Garcia. Con esta ocasión propusimos que lo más conveniente para la defensa de aquellos reinos en el estado que tenían las cosas entonces, era mandar fabricar en Guayaquil dos navíos de á sesenta cañones, cuyo costo no excedería en mucho al de las carenas y apresto de los navíos mercantes que se disponían en guerra para hacer las campañas [5]". 

 

Jorge Juan’s final proposal to Villagarcía was:  

"Una regulación por menor del costo que tendría allí un navío de sesenta cañones, puesto en el Callao, con dos esquifazones de velas y respectos de jarcias y motonerías; y habiéndose hecho el cálculo por todos los pormenores, con dictamen del maestro mayor y otros sujetos inteligentes, se concluyó que llegaría a 191.891 pesos [note: about €9 million today], sin incluir anclas ni artillería [6]".

 

Jorge Juan’s training at the Colegio de Guardiamarinas had included the most advanced concepts of the day in ship construction, for on 29 August 1744, soon after Jorge Juan submitted his proposal to Villagarcía, the Viceroy wrote to King Felipe V, confirming (without naming Jorge Juan as the author) that the proposal was for constructing two warships of 60 guns each, “cada uno por los planos e instrucciones de Don Ciprián Autrán” [6].    Ciprián Autrán Oliver (sometimes written Cipriano Autrán) was a French-born naval constructor who had come to Spain in 1718, and whose system of construction had only recently succeeded that of the previous master shipbuilder José Antonio de Gaztañeta [7].  Villagarcía explained to the King that the ships themselves were to be built by naval constructors sent from Spain and paid for by the Viceroy’s account, the hacienda del Perú.

 

Jorge Juan and Ulloa departed Lima in October 1744, but the plans for the 60-gun vessel stayed on the shelf.  Villagarcía himself finished his term as Viceroy in 1745 and died the following year on the ocean voyage home.  The new Viceroy, José Manso de Velasco, found only 6,000 pesos in the coffers of the hacienda del Perú against a debt of 2 million pesos, not enough to pay for the materials for the ship, much less to bring naval constructors from Spain [8].   The situation turned even worse on the evening of Friday, October 28, 1746, when Lima was struck by a terremoto later estimated to measure 8.5 on the Richter Scale (comparable to the Lisbon terremoto of 1755), while the port city of Callao was wiped off the map by a subsequent maremoto that swept ships two kilometers inland and destroyed most of the Peruvian navy, with the exception of a 24-gun frigate Esperanza which had been in Guayaquil that day for repairs. Velasco spent the next several years successfully rebuilding Lima and Callao, for which he was later granted the royal title Conde de Superunda. 

 

But without a proper navy, Perú was defenseless against further British incursions into the Pacific. Esperanza was only ten years old at the time of the terremoto but was already in bad shape and continued to deteriorate over the years.  By late 1751 the shipwrights at Guayaquil had determined that the frigate could not be effectively repaired or maintained.  Accordingly, on January 18, 1752, Manso de Velasco ordered that a new 60-gun ship be constructed in Guayaquil under the direction of Captain Juan Bautista Bonet (who would later play an important role in the capture of Pensacola in Florida by Bernardo de Gálvez), based upon the proposal initially submitted by Jorge Juan back in 1744.  It was initially christened Gran Joseph, but was also called San José and San Joseph el Peruano, though it became known as San José el Peruano or simply El Peruano.  The ship took six years to build, an inordinately long time, and came at a very high cost (371,000 pesos, almost double the estimate) despite using masts, boats and ironwork retrieved from Esperanza [9].   The vessel measured 152 feet (pies) overall, 137 feet on the keel, and 45 feet beam.  It carried 60 to 62 cannon -- 24 eighteen-pounders, 26 twelve-pounders and ten to twelve smaller guns – with 260 crew embarked [10]. 

 

Despite its difficult birth, San José el Peruano had a fairly long and prestigious career, being the only ship of the line ever constructed in Perú.  After 1758 it was based in Callao and used for many official functions. In 1761 it transported the new Viceroy Manuel de Amat from Valparaiso to Lima, and then brought Manso de Velasco to Panama for his voyage home to Spain, as well as transporting other officials around the empire. From 1767 to 1770 it traveled to Spain for the first time, bringing back Jesuits who fell under the infamous expulsion orders.  Over the next eight years it made several more voyages between Perú and Spain, carrying goods and in some cases bringing scientists and the equipment on botanical expeditions.  When Spain entered the War of American Independence in 1779, San José el Peruano patrolled the Pacific; after the war ended in 1783, it set sail for Spain, arriving in late 1784 where it apparently stayed until 1790 when it was sold [11]

 

Larrie D. Ferreiro

BSE and MSc, Naval Architecture and Marine Engineering

PhD, History of Science, Technology and Engineering

 

REFERENCIAS

 

[1] Larrie D. Ferreiro. Measure of the Earth: The Enlightenment Expedition That Reshaped Our World.  New York: Basic Books, 2011, pp. 179-196. 

[2] Lawrence A. Clayton.  Caulkers and Carpenters in a New World: The Shipyards of Colonial Guayaquil.  Athens, Ohio: Ohio University Center for International Studies, 1980, pp. 65-72.  

[3] María Luisa Laviana Cuetos. Guayaquil en el siglo XVIII: recursos naturales y desarrollo económico.  Sevilla: Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1987, p. 281.

[4] Jorge Juan y Santacilia, Antonio de Ulloa, José P. Merino Navarro, Miguel M. Rodríguez San Vicente. Relación histórica del viage a la América meridional. 2 vols, Madrid: Fundación Universitaria Española, 1978, vol. 2 p. 377.

[5] Jorge Juan y Santacilia, Antonio de Ulloa, Luis Javier Ramos Gómez.  Edición anotada del texto original de las "Noticias secretas de América," de Jorge Juan y Antonio de Ulloa.  2 vols.

Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Gonzalo Fernández de Oviedo, 1985, vol. 2 p. 593.

[6] ibid., vol. 1 p. 291. 

[7] José María Sánchez Carrión.  “Ciprian Autran Oliver: una vida al servicio de la construcción naval española. De Ayudante de Contramaestre a Director de Construcción de Bajeles. (1718-1773)”, Ingeniería naval, Nº. 888, 2011, pp. 57-60. 

[8] José Manso de Velasco, Alfredo Moreno Cebrían.  Relación y documentos de gobierno del virrey del Perú, José A. Manso de Velasco, Conde de Superunda (1745-1761).  Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Gonzalo Fernández de Oviedo", 1983, p. 87.

[9] Colección documental de la independencia del Perú 27 vols. Lima: Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia del Perú, 1971, vol. 7, no. 1 La marina, 1780-1822, pp. 5-125.

[10] Enrique García-Torralba Pérez, Navíos de la Real Armada, 1700-1860.  Madrid: FEIN 2016, pp. 260-261.

[11] Jorge Ortiz Sotelo. La Real Armada en el Pacífico Sur. El Apostadero Naval del Callao 1746-1824.  México: Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas / Bonilla Artigas Editores, 2015, pp. 67-79.

 

---------

 

Como aportación se añade lo siguiente:

 

Sobre la primera construcción de dos embarcaciones en 1741 en Lima, unas embarcaciones en 1741/1742 en Guayaquil, y la modificación de dos cargos a buques de guerra en Lima en 1742, los dos en el contexto de sus viajes a Guayaquil y Lima, ver:

 

 Jorge Juan y Santacilia, Antonio de Ulloa y de la Torre-Guiral.  Relación histórica del Viaje á la América Meridional;  Facsimile: Madrid : Fundación universitaria española, 1978.  Vol. 2  pp. 257-380

 

Luís Javier Ramos Gómez. Las ‘Noticias secretas de América’, de Jorge Juan y Antonio de Ulloa. 1735-1745.  Vol 1: Epoca, génesis y texto de las "Noticias secretas de América", de Jorge Juan y Antonio de Ulloa Madrid: CSIC, 1985 pp. pp. 206-260.

 

También hizo estimados de un buque de 60 cañones en Guayaquil en 1744, que eventualmente construyó el virrey bajo el nombre   San José el Peruano.  Ver  Ramos Gómez, Las ‘Noticias secretas de América’ 1985, vol. 1 pp. 281-306, y Colección documental de la independencia del Perú, Lima 1971: La marina, 1780-1822 vol. 7 no. 1, pp. 5-125.  

 

Carta de Juan y Ulloa a Jose QUINTANA le dicen que, llegados a Lima,” se nos dio orden para pasar a la plaza de callao a reconocer tanto las providencias dadas en la fortificación para su defensa, cuanto a la construcción de dos galeotas que estaban mandadas fabricar allí, para que, juntas con las seis que se construían en el astillero de Guayaquil, hiciesen oposición en los desembarcos que los enemigos hicieran” [1].

 

En otro dice<. Los navíos de nuestro destino, habiendo sido expedidos a Panamá a nuestra llegada, comnuto (el Virrey) la primera idea (de navegar en ellos) en cometérmela fábrica de una media galera que concluí y puse en práctica, de que no tenían conocimiento en aquel mar[2]

 

También habla del MS 812 QUE YO TENGO

 

En las Noticias secretas: párrafos 28 y 29 se ve que tuvieron relación con el campo naval, y revisaron el Sacramento a su regreso a Chile, del que opinaron “que no era posible carenarlo con formalidad ni salir a navegar armado en guerra (28) por lo que propusieron para defender aquellos mares que se construyeran en Guayaquil dos navíos de 60 cañones proposición que fue oída con bastante gusto (29) por el Virrey[3]:

 

Parece que esta idea de construir dos navíos de 60 cañones ya era una idea expuesta por Carvajal un par de años antes, lo que podría decir que JJ le copiara la idea.

 

En 1742 manda la fragata Belén al Corso junto a La Rosa de Ulloa. Después, por petición reiterada del Cabildo de Guayaquil, permanece Juan para la defensa de la Plaza frente a los ataques del Almirante Anson y participa con la  Escuadra de José Pizarro. Años después en Londres tendrá la oportunidad de hablar con Anson sobre este particular en la entrevista que le preparó el Embajador Wall con el Duque de Bedford (Ver 4.5).

 

Por estos servicios el Virrey le otorga la Patente de Capitán de Navío, que quedó sin efecto ya que no disponía de los poderes para ello.

 

Sobre el número y tipo de embarcaciones que construyó y carenó Jorge Juan en Perú hay informaciones contradictorias, en su Hoja de Servicios de 22 de febrero de1752 dice que el Virrey le encargó construyera una embarcación[4], por otro lado, en la carta que Juan y Ulloa escriben a Quintana hablan de dos galeotas en Quito y seis en Guayaquil[5] para acabar señalando solo media galera[6].

 

La “Relación Histórica” dedica los capítulos 2, 3 y 4 a temas relacionados con la construcción naval y en “Noticias secretas” se habla de sus comentarios al navío Sarmiento y su propuesta de que se construyera uno de 50 cañones[7]. Se han localizado unas anotaciones, no confirmadas, de Jorge Juan sobre un plano de un navío de Autrán que sirvió para construir años después el San José Peruano.

 

Felipe quinto, el primer Rey de la dinastía de Borbón, principió a gobernar en 1701; durante su largo reinado de medio siglo, estuvo casi constantemente ocupado en guerras con las naciones europeas, unas veces aliadas de España, y otras rivales de ella; en 1738 la Gran Bretaña, que había desarrollado su comercio de un modo ya muy considerable, ambicionaba extenderlo a las colonias americanas, donde apenas le era permitido traer el buque del Asiento, con un número tasado de toneladas; el expendio de estas mismas mercaderías de la Compañía del Asiento era ocasión de quejas frecuentes y de reclamos, por el contrabando que las autoridades de las colonias no eran poderosas para impedir; reclamos de una   -126-   potencia a otra, protestas y recriminaciones recíprocas, injurias y represalias de una y de otra parte, al fin hicieron estallar la guerra. España la principió con entusiasmo; en Inglaterra el resentimiento nacional estaba tan exaltado, que se tenía como enemigo de la nación al que daba consejos de paz; así es que, en breve tiempo se hizo a la vela una armada formidable contra las posesiones españolas del Nuevo Mundo. Esta armada fue confiada al almirante Vernon, y debía dirigirse contra Cartagena, al mismo tiempo que otra flota, al mando del comodoro Anson, hacía rumbo para las costas de Chile y del Perú. El plan de impedir la comunicación de España con sus colonias americanas, aunque atrevido, estaba bien trazado, y la armada inglesa era poderosa.

 

Cuando llegaron las noticias de la declaración de la guerra y de la salida de las armadas, para el mar de las Antillas y para el Océano Pacífico,   -127-   hubo grande agitación en las colonias; el Virrey de Lima y el de Bogotá procedieron con tal actividad que los puertos se pusieron en estado de defensa antes de la llegada de los enemigos. En Quito se levantaron compañías militares; Guayaquil se puso en armas, y el mismo presidente Araujo marchó a la cabeza de la gente que bajó de la sierra para fortificar la costa, y llegó hasta Guaranda.

 

Del Callao se hizo a la vela con dirección al Sur la armada real, para esperar a Anson al tiempo en que, desembocando el Estrecho, entrara en las aguas del Pacífico; la armada surgió en las islas de Juan Fernández, y, cansada de aguardar a los enemigos, regresó al Callao; pero sucedió que los ingleses arribaran a la isla de Juan Fernández solamente tres días después que de ahí habían levado anclas los buques españoles, cosa que se   -128-   atribuyó a cobardía y desobediencia del jefe de la escuadra del Callao. Era éste don Jacinto de Segurola, caballero pundonoroso; reprendiole ásperamente el Virrey Marqués de Villagarcía, y fue tan agudo el dolor que le causó semejante deshonor, que falleció repentinamente.

 

En cuanto a la flota de Anson, soportó terribles contratiempos en su salida del Atlántico al Pacífico, y le fue necesario detenerse casi cuatro meses en la isla de Juan Fernández para que pudiera reponerse su tripulación; el escorbuto había hecho estragos en ella, y cuando saltaron en tierra parecían esqueletos de soldados ambulantes; ¡tan pálidos y tan demacrados estaban!

 

En pocos meses circularon en estas provincias noticias muy diversas respecto a la suerte que había corrido la flota de Anson; cuando regresó   -129-   al Callao la armada peruana, se deshicieron los aprestos militares, y don Jorge Juan y don Antonio de Ulloa, que habían sido llamados por el Virrey de Lima, pudieron tornar de nuevo a sus faenas científicas. El 24 de septiembre de 1740 recibieron la orden de trasladarse a Lima; el 21 de octubre se pusieron en marcha, y, al año siguiente, estuvieron de vuelta en Quito. Mas, cuando se disponían a partir a Mira, para ocuparse allá en las observaciones astronómicas, cundió la noticia de que Anson, el 24 de noviembre, había caído de sorpresa sobre Paita, y la había reducido a cenizas; hubo agitación en Quito, recelando que el Comodoro inglés sorprendiera a Guayaquil, y causara en esa ciudad los daños que en la de Paita. Las órdenes del Virrey de Lima hicieron suspender una segunda vez las observaciones, y los dos marinos partieron a Guayaquil para encargarse de la dirección de los trabajos que se principiaban a ejecutar para la fortificación del puerto, y para ponerse a la cabeza de las tropas con que estaba guarnecida la ciudad.

 

Anson recorrió tranquilamente las aguas del Pacífico, bajando desde Paita al golfo de Panamá, sin tocar en Guayaquil; dando la vuelta hacia Acapulco, fue dirigiéndose a los mares de la India; apoderose del galeón que pasaba de Manila, y con sólo las riquezas que cayeron en sus manos con semejante presa, compensó todos los gastos y trabajos de la expedición. Disipados los temores de una invasión contra Guayaquil, volvió a restablecerse la calma en la colonia, y continuaron con mayor encarnizamiento las discordias intestinas que, por un corto espacio de tiempo, habían   -130-   estado como adormecidas. Jorge Juan y Antonio de Ulloa fueron otra vez llamados a Lima, y ocupados en la armada que salió del Callao para cruzar las aguas del Pacífico y recorrer las costas del Perú y de Chile; en esta ocasión los dos tenientes de navío prestaron útiles y muy señalados servicios al virreinato y a las colonias en general y contrajeron méritos que el Gobierno superior de Madrid reconoció y premió oportunamente. Sin embargo, las operaciones astronómicas no por eso quedaron inconclusas; pues, acabada su excursión marítima, volvieron ambos jóvenes a Quito y las finalizaron, ya muy avanzado el año de 1744. Con el regreso de los dos marinos españoles a Europa termina, pues, naturalmente cuanto la Historia del Ecuador ha debido narrar respecto de la Expedición científica para medir algunos grados del meridiano terrestre en el hemisferio austral. Resta decir solamente dos palabras sobre Jussieu y sobre otro de los oficiales de la compañía francesa, el señor Godín Des Odounais37.

 


[1] AGI, LIMA 1489, CARTA 30 DE MAYO 1741

[2] AGS, Marian, Leg 712

[3] Ramos Gómez, Las noticias secretas de América, pag155

[4] MNM, Ms 0812

[5] AGI, Lima 1489. Carta de 30.05.1741

[6] AGS, Marina, Leg 742

[7] BMN, 12396

Deja un comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Por favor, complete el siguiente campo
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.