Constructores contratados por Jorge Juan (1). Personal y su distribución por los arsenales

BLOG - 11-12-2019

Constructores contratados por Jorge Juan (1). Personal y su distribución por los arsenales

José María Sánchez Carrión

Dr. Ingeniero Naval

Socio de Honor de la Asociación de Ingenieros Navales

Académico de número de la Real Academia de la Mar

Presidente de la Fundación ingeniero Jorge Juan

11 Diciembre 2019 - Post nº 28

 

1. Relación de personal

La consecuencia de la misión de espionaje de Jorge Juan en Inglaterra para contratar dos o tres constructores y algún maestro de lonas y jarcia tuvo mayor importancia por la cantidad de personas que abandonaron su trabajo en los astilleros ingleses y vinieron a España, ya que las personas contratadas arrastraban a sus colaboradores como si de un racimo de cerezas se tratara.

 

El marqués de la Ensenada muestra su impaciencia por la llegada de los ingleses y por las dificultades que se está encontrando en la puesta en marcha de su proyecto estrella: el Arsenal de Ferrol.

 

Su decisión de crear una Armada potente necesita una enorme dosis de organización y la concentración del arsenal, astillero, fábricas y centro de reparaciones en un único punto. En sus alrededores sólo encuentra dificultades coyunturales y estructurales: continuas lluvias, falta de madera, escasas ferrerías y una carencia de mano de obra especializada.

 

De hecho, la escasez de la materia prima se suplió de 1748 a 1754 con el suministro de 845.000 codos cúbicos procedentes de Cantabria. El marqués de la Victoria además le achaca que, a pesar de tener seguridad su rada, capacidad de albergue de navíos, calado profundo y protección a los vientos, su gran defecto era que su defensa, aún con mayores fuerzas que los enemigos, dependía excesivamente de la existencia de vientos propicios del noreste.[1]

 

Para solucionar el problema de la exigüidad de mano de obra, el 10 de agosto de 1750 el intendente de San Sebastián recomienda a Ensenada cuatro contramaestres, Manuel, Jerónimo y Miguel de Aizpurúa y Juan de Arizmendi, “de los más hábiles que hay en esta provincia, pues todos por sí mismo han construido varias embarcaciones con bastante crédito”[2]. El día 1 de septiembre aceptan ir a Ferrol y trabajar bajo las órdenes de los ingleses. Cuando llegan se producen roces y recelos, no solo por la dificultad idiomática sino por tener ideas distintas a soluciones constructivas concretas. Se tiene constancia que Jerónimo de Aizpurúa y su hijo Nicolás permanecieron en Ferrol hasta la terminación del Gallardo.

 

Por ahora ha sido imposible establecer la secuencia de incorporaciones de los ingleses a cada uno de los arsenales, pero los libros de contabilidad que se conservan señalan que[3]:

a) Rooth empieza a trabajar en Ferrol el 14 de mayo de 1750 y cobrará, con carácter retroactivo desde el 1 de septiembre de 1749, una guinea al día, al cambio de 94 reales de vellón, 29 maravedís y 3/5 de otro.

b) Mullan llega con Rooth a Ferrol con un sueldo de 300 libras para pasar a Cádiz.

c) Bryant se incorpora en Cartagena el 2 de junio de 1750 con un sueldo de 300 libras al año, al cambio de 6 pesos de a 15 reales de vellón y 2 maravedís.

 

En el Departamento de Ferrol el libro 1 de Contaduría Principal corresponde al año 1750, Lista de los Maestros Constructores, sus Officiales y Maestros Carpinteros de lo menudo de la nación Ynglesa destinados a servir en el Astillero de este Puerto de Ferrol[4], formado para dar cuenta y razón de estos ingleses y de los que se fueran incorporando a partir del 14 de mayo de 1750. El libro está dividido en apartados según las categorías y con hojas en blanco para añadidos posteriores. La última anotación corresponde al 20 de agosto de 1772.

 

Fue en el Congreso sobre los buques de Trafalgar celebrado en Madrid y Cádiz en noviembre de 2005 cuando, en la ponencia de autor “François Gautier: Seventeen years that transformed Spanish Naval Engineering, 1765-1782”, aparece la cifra de 67 “constructores”, cifra casi dos veces superior a la que daba como más probable. En “Los ingenieros de marina motores de la renovación y tecnificación de la construcción naval española (1770-1827)”ya se listan 83 y Catherine Scheybeler aporta en su tesis “A Study of Spanish Naval Policy during the Reign of Ferninand VI” la cifra de 89 constructores y, cruzando todas las informaciones, presentamos en el anexo una lista de 121 personas que se sintieron atraídas por la misión de Jorge Juan. Dentro de este número hay constructores, ayudantes, maestros, carpinteros de ribera, de lo blanco, herreros, caldereros, hilanderas, maestros de jarcia y lona, escultores, intérpretes, familiares y criadas. Realmente no todos fueron contratados por Juan, sino por los propios constructores y maestros que deseaban contar con sus equipos de confianza.

 

De estas 121 personas como primer destino

- 50 fueron destinados a Cádiz y 14 pasaron a La Habana, Cartagena, Ferrol y Guarnizo

- 8 a Cartagena

- 48 Ferrol y de estos 5 pasaron por Cádiz, 5 por Cartagena, 2 por Guarnizoy 1 por Mahón y La Habana

- 8 a Sada

- 7 a Guarnizo y de estos 1 a Cádiz y 2 a Ferrol

 

Podemos decir que los dos más viajeros fueron John Longham, que estuvo destinado por este orden en Cádiz, Cartagena, Guarnizo y Ferrol, y William Turner, que estuvo en Ferrol con Rooth, Cádiz con Bryant, en Mahón y en La Habana, ya como ingeniero de marina bajo las órdenes de Honorato Bouyónque llegó a ser comandante del Cuerpo en La Habana, Ingeniero Director y Brigadier de la Armada.

 

Si analizamos las categorías profesionales tenemos: 4 constructores (1 capitán de maestranza y 3 tres tenientes), 19 maestros, 13 ayudantes, 5 contramaestres, 39 oficiales, 30 aprendices, 2 intérpretes y 9 civiles.

 

De los 121 que vinieron a España solo de 66 conocemos con certeza quiénes les contactaron y lo fueron de  la siguiente manera: 21 por Juan, 22 por Mullan, 5 por Rooth., 2 por Bryant y 16 por otros (Morgan, Everett. Howell, Lougham, Stuart, Peper y Saw).

 

De 53 desconocemos la fecha de incorporación. Hasta 1753 se incorporaron 55 individuos de los que cuales murieron 12 y fueron despedidos 21 antes de 1769. A partir de esta fecha solo sobrevive, por la información de que dispongo, William Turner, que moría en La Habana en 1799.

 

Anexos en PDF adjunto en la parte inferior


[1]Alfredo Vigo TrasancosArquitectura y urbanismo en el Ferrol del siglo XVII.

[2] Fernando Cabrera de AizpuruArquitectura naval europea en el siglo XVIII: navíos españoles, franceses e ingleses. Modelo mecánico actual para la madera.

[3] AGMAB Libro de contaduría, leg. 2582/02.

[4]AGMAB., Libros de contaduría, leg. 2583.



Documentos


BANNER
BANNER
BANNER